Construcción de vivienda unifamiliar

Situación: Vallromanes

Año de ejecución: 2017

Superficie: 224m2

Estamos ante una vivienda unifamiliar moderna de dos plantas, con una arquitectura minimalista diseñada por el Estudio Schilt Nebot. La casa está estructurada con un cuerpo principal y un balcón cúbico volado que le confiere carácter y singularidad. El elemento predominante de la construcción es el hormigón, estando presente en estructura y cerramientos. Se ha optado por este material por su alta resistencia mecánica, además de su estabilidad frente al fuego.

La vivienda organiza su interior en una planta piso donde se ubica la entrada principal, un aseo y un espacio abierto en el que interactúan la cocina, la sala de estar y el comedor, el cual tiene un cerramiento de techo a suelo de PVC y cristal que proporciona una gran cantidad de luz natural e integra visualmente el exterior, permitiendo disfrutar de las magníficas vistas. Cabe destacar la chimenea/barbacoa de doble cara, que da a salón y balcón. En la planta baja hay tres dormitorios, cada uno de ellos tiene cuarto de baño privado y salida a la terraza. Uno de los dormitorios también dispone de vestidor. Debido al relieve del terreno, con pendiente descendente, la terraza y piscina al aire libre, se han emplazado en la planta baja. Unas escaleras exteriores nos conducen directamente a ella, sin necesidad de acceder a través de la vivienda.

A nivel decorativo se ha optado por acabados neutros e intemporales. El pavimento interior de la vivienda es de hormigón en masa acabado al cuarzo pulido gris claro. En paredes y techos el tono que predomina es el blanco. Lo encontramos también en el mobiliario de cocina, armarios y puertas lacadas, además de fachadas, revestidas con piedra caliza “blanca paloma”. Esta composición combinada con grandes vidrieras potencia la luz natural. Se añaden algunos toques de color mediante pintura de determinadas paredes y con el mobiliario, elegidos cuidadosamente.